Historias y leyendas de los Cuatro Reinos. El Báculo Sagrado, de Amanecer González Cantero
1 febrero, 2020
Mostrar todo

El destino del agua, de Mikael C.L

Una historia emotiva y trepidante que te mantendrá en vilo en cada página

Uno de los encantos de la fantasía urbana es descubrir cómo lugares que conocemos, o que incluso hemos visitado alguna vez o que recorremos con asiduidad en nuestro día a día, se convierten en sitios mágicos, fantásticos, donde la mitología y lo paranormal cobra vida. Si a eso le sumamos una trama adictiva y unos personajes muy bien trabajados, desde seres mitológicos, criaturas híbridas, vampiros, dioses, hechiceros… hasta duendes, nigromantes y demonios, el resultado es un cóctel explosivo al que resulta imposible (y prohibido) resistirse. El destino del agua es magia, es aventura, es intriga, giros inesperados y, por encima de todo, es sentimientos y emociones a flor de piel; una historia muy humana, muy sentida, capaz de transportarte a un lugar especial.

El mundo mágico que ha creado Mikael coexiste a la perfección con el mundo real. Y eso ocurre gracias a los detalles que implementa en los momentos adecuados, pinceladas que le facilitan al lector crear una imagen clara en su mente. Mikael ha cuidado minuciosamente la parte irreal, la ficticia, para que nos parezca real, algo que podría perfectamente formar parte de este mundo. En ese sentido se nota el gran trabajo de investigación que ha hecho tanto para fusionar sus tramas con acontecimientos históricos como mitológicos. Se nota el mimo y el esfuerzo del buen hacer, del trabajo realizado a lo largo de mucho tiempo.

Si el escenario cumple su función de manera sublime, los personajes que lo recorren no se quedan atrás. Son el motor de la historia y resulta imposible no encariñarse con algunos y odiar a otros. Queremos destacar el hecho de que hay varios protagonistas (al igual que varios villanos, cada cual más perverso y malvado), personas que no se conocen y cuyos destinos acaban entrelazados de una forma magistral, tras pasar por toda una serie de peligros, momentos dramáticos, búsquedas… y todo con un espeso velo de misterio que nos mantiene en vilo hasta el final.

Mikael emplea un estilo narrativo muy cuidado y pone especial atención en otorgar voz propia a cada personaje. En ocasiones emplea un estilo más ambiguo, pero lo hace de una forma que consigue intrigar al lector y hacerle desarrollar toda clase de teorías y preguntas sobre lo sucedido, para finalmente contestarlas todas en un final repleto de sorpresas y drama. No revelaremos qué ocurre exactamente, pero sí os aconsejamos, sobre todo a los más sensibles, que preparéis un buen paquete de clínex.

Sin más, os invitamos a conocer al autor y a descubrir su maravillosa historia, que sin duda merece la pena ser leída y releída. En el siguiente enlace podéis descargar las primeras páginas o podéis visitar nuestra tienda online y adquirir un ejemplar.

En la constelación de Piscis, las hijas del agua viven en la anarquía desde hace milenios y solo el regreso de su señora puede restablecer el orden. Una profecía revela que el universo se está desmoronando y solo una mujer puede desencadenar la salvación. Helena está convencida de que la elegida es Gota de Lluvia, su señora, y decide bajar a la Tierra a buscarla.

Cuatro seres de habilidades especiales se verán entrelazados por las hebras del destino. Tendrán que enfrentarse a criaturas misteriosas y de extraordinario poder para detener la segunda destrucción de la vida.

Realidad y fantasía se mezclan en una aventura donde nada es lo que parece. Descubre el destino del agua en esta apasionante novela.

Entrevista Mikael C.L

P. ¿Cómo te surgió la idea para escribir este libro?

R. Nunca tuve intención de escribir un libro. Cuando algún escritor explica que el libro le ha escrito a él, no es ninguna estupidez poética. A mí me ha ocurrido (risas). Mi historia empezó como un cuento que quería escribir, corto pero a la vez con un comienzo intenso, un nudo sorprendente y un final dramático. En pocos días ya tenía el momento vital de uno de los protagonistas escrito. Entonces sentí la necesidad de más. De dar un sentido a mi vida, tal y como se lo daba a los personajes de mi libro. Según escribía, y finalizaba cada capítulo, mi vida ganaba también un propósito.

Escribir este libro ha sido mucho más profundo de lo que esperaba en un principio. Creo que es porque sus personajes me han marcado tanto como yo a ellos. Durante mi vida cotidiana suelo pensar, ¿qué haría Helena en esta situación?

P. En Ediciones Arcanas nos gusta pensar que no solo publicamos libros, sino que cumplimos sueños. ¿Cómo te sentiste cuando tuviste el libro por primera vez entre tus manos? ¿Qué es lo más satisfactorio de ver tu obra publicada?

R. Pues nervios, muchos nervios. Al principio no me lo creía, pensaba que estaba soñando. Lo tocaba, lo giraba y lo abría para sentirlo entre mis dedos y saber que era real. Me costó bastante tiempo asimilar que ese era mi libro, el que tanto tiempo había tardado en acabar.

Lo que más me satisfizo fue valorarme como autor. Siempre dudamos, en la vida en general y sobre todo en las actividades artísticas. No sabes si tu historia es mala, tu prosa es nefasta y tus personajes no conectan bien con el lector. Pero, por primera vez, sientes que algo tienes. Has conseguido que una editorial te valore hasta el punto de que has hecho ese sueño realidad. A mí me dio hasta vergüenza, me sentí desnudado ante el público. Los pensamientos que comparto en el libro son muy íntimos.

P. ¿A qué personaje le tienes más cariño y por qué? ¿Cómo creaste a los protagonistas?

R. Quiero muchísimo a mis personajes porque son una parte de mí y, a la vez, me dan forma como persona y escritor. Diré que me gusta especialmente Helena. Es la primera sobre la que escribí, a la que primero maltraté, retorcí y manipulé. Fue el comienzo de todo este sueño y marcó un antes y un después en mi vida.

Como he dicho antes, son parte intrínseca de mí. Han surgido poco a poco, cocinándose a fuego lento. Al principio, tenían sus rasgos generales establecidos, su físico marcado, pero su interior ha ido evolucionando con la historia y conmigo. Como luego explicaré, no soy un hombre ordenado y previsor. La historia me surge, los personajes evolucionan según sus vivencias, no son entes estancos. Antes de comenzar a escribir eran figuras con cierta forma neblinosa.

P. Cuéntanos cuáles son tus rutinas de trabajo, todo el proceso creativo a la hora de sentarte a escribir.

R. Ya adelantaba antes que soy una persona caótica. Al hablar con otros escritores me he dado cuenta que soy diferente a ellos, pero que luego consigo mi propio orden. Escribo a partir de ideas simples, frases que me han marcado y expresiones contundentes. De hecho, apunto en papelitos todas las ideas que en algún momento se me ocurren para no olvidarlas. Tengo un cajón lleno de ellos (risas). Alguna vez, en medio de la noche, salgo disparado de la cama para escribir alguna imagen que creo interesante. Además, me encanta conseguir escenas reales para mezclarlas con mi mundo de fantasía. Si todo lo que escribes es de fantasía, el lector puede perderse en ese laberinto irreal. Si algunas escenas tienen un tinte realista, le das migas de pan que hacen su camino más fácil.

P. La última pregunta la reservamos para que los lectores te conozcan un poco mejor. Cuéntanos cuáles son tus aficiones (películas, libros, series, deportes…) y recomiéndanos un libro que hayas leído recientemente.

R. Me apasiona la fantasía. Desde que era pequeño ha sido el género que más me gusta. Tanto las películas como las series son lo que más parte de mi tiempo libre ocupan, aparte de mis amigos. Mi teoría es que la amistad hay que cuidarla tanto como tu libro. Para mi vergüenza, leo menos de lo que quisiera. Soy un desastre en eso. Mientras estoy escribiendo los capítulos de mis futuros libros, no leo para no tener injerencias de otras historias ajenas a las mías, y así, me paso mucho tiempo sin leer.

Os recomendaré dos libros clásicos que marcaron mi vida y una película. El primero es Frankenstein de Mary Shelley y el otro Mrs. Dalloway de Virginia Woolf. La película Las horas me creó un sentimiento de ahogo increíble. Son obras que te hacen sentir, para bien o para mal. Eso me gustaría que hicieran también mis obras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Éste sitio web utiliza cookies propias y de terceros para realizar análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Para saber más sobre nuestra política de cookies, click aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar